Euskadi es uno de esos lugares fantásticos y casi olvidados de la geografía ibérica, donde se mezclan olores, colores y sabores, sobre todo sabores.

Se encuentra al norte de la península, limitando al Este por Navarra, al Oeste por Cantabria y Castilla y León, al Sur por La Rioja y al Norte por el Mar Cantábrico. En todo su territorio existen infinidad de espectaculares valles, con pequeños pueblos y mucha historia. Sus carreteras, la mayoría sinuosas, nos pierden en el verdor de la vegetación y el olor a sal si nos acercamos a la costa. Si se tiene la oportunidad de recorrer su interior es muy posible que nunca más se quiera salir de ahí, y qué mejor compañía para quedarse que una Suzuki V-Strom.

La ruta que os proponemos hoy es de dos días y comienza en Pamplona, capital de Navarra, poniendo rumbo Oeste hasta adentrarnos en Euskadi, haciendo noche en la Casa Rural Jesuskoa, Guipúzcoa. A la mañana siguiente visitaremos algunos enclaves naturales de esta comunidad y bajaremos al Sur para comer en el Caserío Iruaritz, Álava. Sigue leyendo para conocer en detalle el espectacular recorrido que os ofrecemos.

Dejando atrás el casco antiguo de Pamplona y cogiendo la N-240-A haciael Oeste, llegamos a la localidad de Irurtzun, en el valle de Araquil. Desde ahí continuaremos por la antigua carretera a San Sebastián (NA-1300) en un baile continuo entre cortados rocosos, puentes y el río Larraun hasta llegar a Lekunberri. Poco después, siguiendo esta misma carretera, llegamos a la pequeña población de Betelu, ya a unos 45 Km de Pamplona.

Nuestro siguiente destino, en la provincia de Guipúzcoa, se tratará de la que fue su capital durante diez años en el s.XIX, la ciudad de Tolosa. Buen momento para bajarse de las motos y disfrutar de su centro histórico y degustar algunos pintxos locales como el de la exquisita alubia de Tolosa.

Con el cuerpo refrigerado nos pondremos de nuevo en marcha para seguir disfrutando de la carretera y de las motos. Recorreremos la carretera GI-2634, que nos hará subir dos bonitos y continuos puertos y descender por un grandísimo valle con unas vistas preciosas. El primero de ellos será el de Bidania, a unos 510m, y sabremos que hemos llegado pues pasaremos por un pequeño cañón cruzado por un puente de piedra. Siguiendo la carretera llegaremos al pueblo que tiene el mismo nombre, Bidania-Goiatz. Un par de kilómetros más adelante llegaremos al siguiente puerto, el Iturburu, a unos 550m sobre el nivel del mar. En este punto otro puente nos indicará el paso y, desde ahí, solo queda disfrutar de la bajada por el abrupto pero inmenso valle del río Régil. Una vez abajo nos encontramos en Azpeitia y, desde allí, rumbo directo a Oikia (Zumaya), donde nos recibirán encantados en la Casa Rural Jesuskoa, de Ruralka Hoteles. Su exquisita comida y su gran comodidad nos harán recuperar fuerzas, haciéndonos sentir como en casa. Descansar en una de sus camas es, sin duda, casi lo mejor del día.

A la mañana siguiente y, después de un desayuno de gran calidad, le toca el turno a la naturaleza y a uno de los enclaves geológicos más conocidos de Euskadi, los acantilados Flysch y la ermita de San Telmo. Diversas rutas de senderismo son practicables en este entorno y, sus acantilados, nos harán sentir minúsculos.

Circundando este tesoro natural con una historia de millones de años, recorreremos un trozo de la carretera de la costa vasca, la N-634, hasta Deva, momento a partir del cual toca perderse por carreteras de un solo carril y doble sentido por la provincia de Vizcaya. Ondárroa y posterior Lequeitio nos marcarán el rumbo de la ruta, disfrutando de cientos de curvas y atravesando bosques de frondosas y pinares por la BI-2238.

Poco más adelante de la población de Ereño, llegaremos a una rotonda, en la cual cogeremos la primera salida por la BI-2237. Siguiendo el trazado de la misma y dejando a la derecha la Playa de Laga, llegaremos a otro enclave natural por excelencia, la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Esta reserva natural se trata de la desembocadura del río Oka, que forma una espectacular marisma llena de vida que hará las delicias de los amantes de las aves y el medioambiente.

Bordeando este paraje natural y con rumbo S­ur, pasaremos Guernica-Luno, localidad de la que todos hemos oído hablar. Desde aquí la ruta se vuelve algo más aburrida, pues comenzamos a entrar en zonas industriales. En Amorebieta-Echano giraremos hacia Bilbao y, poco antes de Basauri, pondremos dirección Sur por la BI-625. Vuelve la naturaleza. En la rotonda de entrada a Lloido deberemos abandonar para proseguir por la A-2522, carretera ya perteneciente a la provincia de Álava y que nos acercará a nuestro destino en Amurrio.

Pocos kilómetros antes de Barambio encontraremos un cruce, en Bergantza, señalizando hacia Lezama y Amurrio por la A-3616. Siguiendo esta carretera y, dejándonos llevar por las indicaciones llegaremos a nuestro destino para comer, el Caserío Iruaritz, en Lezama (Amurrio).

Este caserío data de finales del s.XV y ha recibido numerosas modificaciones a lo largo de su historia, siendo la última la que la convierte en un maravilloso caserío donde olvidarnos del frío, la lluvia o la nieve y descansar al calor de la chimenea, dejándonos llevar por los exquisitos sabores de la comida y el olor de la madera antigua.

¡Una ruta de dos días inolvidable para escapar de la rutina y disfrutar de Euskadi con nuestra V-Strom!

Manu Mcwild

Descargar
2018-04-25T12:57:08+00:00