Viajar en moto mola un montón.

7 Dic 2016

La imagen romántica de un aguerrido motero cruzando solitarios parajes, zigzagueando entre montañas y oteando el atardecer desde altas cumbres copa nuestros sueños y nuestros feeds de Instagram. Está de moda, es divertido, es sano, es bonito y es más posible que nunca.

Mucha gente me pregunta qué hay que buscar en una moto para viajar. Desde la perspectiva de alguien que ha dado la vuelta al mundo en moto yo siempre contesto lo mismo, la moto que tengas es la que vale. El camino es la esencia y ese es el mismo para todos.

Pero si nos dejamos de romanticismos y nos ponemos prácticos, sí existen ciertos criterios básicos que conviene tener en cuenta a la hora de elegir una moto para viajar. Espero que te ayuden, veamos.

Fiabilidad

Quedarse tirado en mitad de la nada puede dar lugar a las más rocambolescas historias. Pero no es lo ideal. Una moto fiable, una mecánica probada y repuestos baratos es un plus a la hora de mantenerla y hacerle muchos kilómetros. Si además es popular y de una marca reconocida, será más fácil de reparar o mantener en cualquier parte.

Capacidad de carga y equipaje

Deberíamos buscar un sistema de equipaje seguro, impermeable y cómodo por encima de la capacidad neta. Las maletas rígidas puede desanimar al ratero ocasional. Importante que sea fácil de abrir y cerrar y que no interfiera con otros elementos de la moto ni estorbe en la conducción.

Confort

A la hora de tragar kilómetros, es muy importante estar cómodo. Buscad una moto que tenga buena protección aerodinámica, que ofrezca una posición de conducción relajada y con unos mínimos de confort. Cuando te subas a tu moto visualízate al final de una ruta larga, trata de ver si tu espalda está soportando mucha tensión.

Consumo y autonomía

El consumo de una moto es de lo que más va a afectar al presupuesto de tus viajes. Un motor mediano, moderno y eficiente es nuestra mejor apuesta en este aspecto. El tamaño del depósito también es importante. Tener la posibilidad de hacer más de 300 kms sin repostar es casi requisito indispensable.

Aparte de estas categorías básicas muy genéricas, hay que tener en cuenta preferencias personales y el tipo de viajes que queremos hacer.

¿Viajo en pareja? ¿Soy un monstruo del off-road y voy a pasar días y días perdido en el monte? ¿Soy un posturitas y quiero parar en todas las terrazas de la costa azul?

También muy importante, ¿cuánto mido y cuánto dinero me quiero gastar? La mayoría de deseos frustrados a la hora de comprar una moto tienen que ver con el presupuesto.

El tema de la altura lo menciono porque las maxitrail hace tiempo que se han postulado como las motos viajeras por excelencia y son típicamente las más restrictivas a la hora de admitir pilotos de menos estatura. Respecto al precio, creo que se puede tener una buena moto para viajar alrededor de los 7.000 euros.

Hace unas pocas semanas, tuve la ocasión de probar una Suzuki V-Strom XT en una ruta de dos días por el Maestrazgo y me voy a mojar y os voy a dar mi opinión sincera.

La V-Strom es una moto fiable y de mecánica sencilla y probada y sobre todo muy polivalente. Ese sería mi resumen esencial.

Tiene mucha capacidad de carga, la parrilla trasera es muy grande y además la versión XT adapta maletas de aluminio y de carga superior. Las sensaciones que me ha dado han sido muy buenas. El tacto del embrague es muy suave y la entrega de potencia muy progresiva. Es muy divertida en curvas y me ha parecido liviana y ágil. La posición de conducción para mi que mido 186 cms es realmente cómoda y además, encontré buena protección aerodinámica. El consumo es una de sus mejores bazas, es realmente fácil superar los 300 kms de autonomía entre repostajes. Si a todo esto le unes que tiene un precio bastante ajustado, el conjunto resulta muy atractivo.

En conclusión, si quieres una moto fiable, rutera, cómoda y que consuma poco, no deberías dejar de valorar la V-Strom.

Teo Romera, MrHicks46

2018-03-30T17:46:52+00:00