Tan cerca y tan desconocida

La Mancha, situada en el corazón de la Península Ibérica, es el escenario de las aventuras del famoso personaje de la literatura, Don Quijote de la Mancha. Sus tierras albergan una gran diversidad de naturaleza, siendo uno de los territorios de Europa con mayor número de Reservas Naturales de Europa. Razón de más para descubrir su encanto en una ruta en moto planificada por Albacete y Ciudad Real. ¡Vamos a divertirnos con la V-Strom!

Iniciamos la ruta en Alcalá del Júcar, Albacete, un pueblo situado en la ladera de la montaña por donde pasa rodeándolo el río Júcar. Sus callejuelas en zigzag encierran la sorpresa de unas cuevas a modo de vivienda y en lo alto de la montaña está su castillo custodiando el pueblo. Sin duda, un enclave digno de las mejores panorámicas.

A 15 km de Albacete se encuentra el siguiente pueblo que podemos visitar, Chinchilla de Monte-Aragón. Una preciosa villa medieval en lo alto de un cerro con una gran riqueza monumental, declarada Conjunto Histórico Artístico, que incluye monumentos como el Castillo de Chinchilla de Montearagón, la Iglesia de Santa María del Salvador, el Convento de Santo Domingo, el Museo Nacional de Cerámica, las cuevas y baños árabes. Este es un buen momento para tomar el aperitivo motero y pensar en toda la ruta que tenemos por delante.

El siguiente tramo de la ruta lo encontramos por la N-322 en dirección a Alcaraz, uno de los pueblos más bonitos de la ruta. Localizado en una zona de transición, perfecta para divertirnos con nuestra V-Strom, formada por la Sierra de Alcaraz, junto a las Sierras del Segura, alberga un gran patrimonio. En la antigua ciudad de Alcaraz destaca su monumental Plaza Mayor, declarada Monumento Histórico Artístico, que da acceso a lo que queda  del castillo. Otros elementos imprescindibles que debes visitar del patriomonio de Alcaraz son sus tres lonjas (Santo Domingo, La Regatería y del Ahorí -actualmente el Ayuntamiento-), los restos del Acueducto, la Iglesia de San Miguel (en la calle Mayor), y su impresionante elenco de casas señoriales.

Seguimos nuestro trayecto hacia Ruidera, donde se localizan el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera espacio natural protegido formado por la cabecera del río Guadiana. Una opción perfecta para hacer un stop y remojarnos en sus lagunas en un día caluroso de verano.

Después de un chapuzón, estamos listos para continuar la ruta hacia Valdepeñas, tierra de viñedos y de un excelente vino con Denominación de Origen. En este punto del itinerario es buen momento para una degustación gastronómica de migas ruleras (con base de pan duro, ajo y aceite), gachas, duelos y quebrantos (huevo, chorizo y tocino), el tiznao (guiso de bacalao), el tojunto (vacuno y porcino con patatas y pimientos), y el irrefutable pisto manchego (estofado de verduras)…

Cogiendo la CM-45 llegamos a Almagro, importante conjunto Histórico-Artístico y enclave turístico. Su plaza es un referente sobre todo para el mundo teatral donde se representa el Corral de Comedias, alberga cada año el Festival de Teatro Clásico.

Finalizamos la ruta en moto en Daimiel por la A-43. Allí, el Hotel Doña Manuela, del club de hoteles con encanto Ruralka, se trasmite pura fidelidad a los cánones manchegos y sus tradiciones históricas: el barro cocido de sus ánforas y baldosas, la teja, la forja y sobre todo los tejidos de hilo y encaje. Sus habitaciones respiran un diseño moderno, con elementos de mobiliario rústico. A poco más de 11km del hotel se encuentra el milagro del agua. Del suelo reseco emergen los Ojos del Guadiana que recibe el nombre del escudero del mago Merlín. El atractivo de este vergel en medio del secano se encuentra en su riqueza ornitológica del Parque Nacional de Las Tablas.

¡Una ruta en la que no faltará buena gastronomía manchega, espectaculares parajes naturales y diversión!

Descargar