Mallorca nos espera en la primera ruta por Islas Baleares con sus playas y calas reconocidas mundialmente por su agua cristalina y gran la diversidad que rodea la isla en sus casi 80 kilómetros de distancia de un extremo a otro.

Los espacios naturales más destacables son la Sierra de Tramuntana con picos superiores a los 1400 metros y el Parque Nacional Marítimo y Terrestre de Cabrera.

En esta ruta a lomos de nuestras V-Strom haremos un recorrido por toda la costa para disfrutar de espectaculares acantilados, carreteras con pinares y como fondo de todo el trayecto el azul intenso del cielo mallorquí.

El punto de salida será Palma de Mallorca. Desde la capital de la isla arrancaremos nuestra ruta para continuar por Ma-1 hasta Andrach. Los monumentos más importantes que se deben conocer de la ciudad son La Catedral del Mar de estilo gótico, el Palacio de la Almudaina, la Lonja y la Plaza Mayor. Si te gustan los barcos, ¡no olvides visitar el puerto deportivo!

La costa oeste de la isla nos brinda una vista especular del islote de la Dragonera  desde Sant Telm, un desvío que merece la pena coger antes de continuar el camino.

La carretera Ma-10 nos lleva hasta Estellenchs, un precioso pueblecito de la comarca de la Sierra de Tramontana. Desde este pequeño pueblo situado en la ladera de la montaña se divisa el Mediterráneo y se respira la paz que tanto falta en los lugares turísticos.

Continuamos la ruta con una carretera de curvas por Bañalbufar hasta el siguiente lugar con encanto, Valldemossa. Declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, este pueblo invita a recorrer sus calles empinadas y estrechas de piedra y disfrutar de la autenticidad de sus costumbres, sus gentes y su arquitectura.

En Deyá descubrimos el ambiente bohemio de este lugar favorito para muchos artistas. La arquitectura se compone de “fincas” tradicionales construidas en piedra, construyendo así unas vistas impresionantes.

El siguiente tramo del trayecto nos llevará por más curvas perfectas para disfrutar en moto por Soller y Lluch. Entre estos pueblos haremos un alto en el camino para visitar el Monasterio deLluc en Escorca situado en un paraje natural que difícilmente lo encontrarás en otros lugares.

Uno de las zonas más bonitas, ya en la parte norte de la isla, es Pollensa. Conocida por su animado puerto y su bahía de aguas transparentes, posee un casco urbano de fuerte sabor medieval a escasos kilómetros del mar Mediterráneo. Un rincón especial encontrarás a unos 10 kilómetros de Port de Pollenca, el mirador de Es Colomer ofrece unas vistas impresionantes del cabo Formentor y del resto de la costa norte de esta isla.

Por la carretera Ma-2202, vamos hacia nuestro destino, Es Lloquet, pero antes pasaremos por Can Picafort en la bahía de Alcudia, uno de los lugares playeros más turísticos.

Después de esta ruta llena de curvas por la Sierra de Tramuntana, el lugar perfecto para descansar y disfrutar de la gastronomía mallorquí lo encontramos en el hotel con encanto de Ruralka, The Secret Place Es Lloquet. Enmarcado en un entorno agrícola y ganadero integra lo natural con lo exclusivo conservando el estilo auténtico de la zona.

Como broche de oro para terminar la ruta, saborea un auténtico tumbet de verduras o un arroz brut típico del mediterráneo y disfruta de un baño en la famosa playa de Es Trenc, zona de protección natural, a 5km del hotel.

Descargar