Descubrimos la belleza infinita de Cantabria y la grandeza de Asturias

Recorremos una de las zonas más bonitas de España, el norte con sus colores intensos, su naturaleza explosiva y el encanto de sus gentes. Cantabria y Asturias son una zona perfecta para descubrirla a lomos de la Suzuki V-Strom.

Ponemos el punto de partida en la Casona de San Pantaleón, del club de calidad hotelera Ruralka. Se trata de una casona montañesa restaurada que data del Siglo XVII en la que nos sentiremos como en casa nada más poner un pie en su gran finca rodeada de naturaleza. Rosa nos preparará su desayuno casero y será el inicio de un gran día de ruta.

¡Vamos a disfrutar de la V-Strom!

Tomamos la N-629 para pasar por el Parque Natural de Collados del Ansón donde las curvas serán las protagonistas en la mayor parte de la ruta, la ¡diversión está asegurada!.

Continuamos hacia abajo y vamos en dirección el Puerto de Palombera (1.257 m) y nos adentramos en la Reserva Natural del Saja-Besaya. Este es un buen momento para parar y hacer unas cuantas fotografías en la cima mientras tomamos un respiro.

Seguimos con la ruta y nos encontramos a la derecha el llamado Balcón de la Cardosa, con unas vistas espec­taculares. ¡No te las pierdas!

Recorremos 30 km hasta llegar a Bárcena Mayor. Típico pueblo en el que parece se haya detenido el tiem­po. De hecho, está considerado Conjunto Histórico-Artístico des­de 1979. Se trata de un conjunto de casas montañesas de dos plantas con soportal en la parte inferior con un encanto especial. En este lugar pararemos para comer y degustar los platos tradicionales de la zona, tal vez un cocido montañés o un buen ternasco. Da igual lo que elijamos porque acertaremos seguro.

Después de una comida más que merecida en este bello pueblecito cántabro, cogemos las V-Strom y ponemos rumbo a Potes, pasando antes por el desfiladero de Hermida ,¡contemplar unas vistas mejores es difícil!

Seguimos por Riaño pasando por el Puerto de San Glorio, ¡divertidas curvas con un paisaje espectacular!

El penúltimo pueblo por el que pasaremos será Cangas de Onís antes de llegar a nuestro destino final, Colunga.

Allí en Colunga, Goreti, propietaria del hotel donde descansaremos, Mar del Sueve  nos esperará con los manjares asturianos más ricos para cenar y reposar todas las anécdotas de un viaje intenso y lleno de belleza en una casita con encanto de estilo indiano 1880. ¿Qué más se puede pedir?

Descargar